Historia
Tomás Pérsico

Empleado de HOLA

Tomás es parte del centro de atención a empleados de Santander Río, que brinda atención diaria a todas las consultas de los más de 7000 empleados del banco.

 

“Al principio uno piensa que el trabajo se trata solo de obligaciones. Pero trabajar escuchando a otros empleados me ayudó, en primer lugar, a conocer más de cerca a quienes estaban día a día a mi alrededor y, al mismo tiempo, a acercarme a los que desarrollaban su labor en lugares muy alejados. Descubrí que hay algo muy estimulante en todo esto, en el hecho de llegar a contactar con cada uno de ellos. De a poco fui encontrando verdaderos amigos dentro del Banco. Estoy en contacto con empleados de distinta índole y con diversas preocupaciones, y siento que ya los conozco. Cuando vienen a Capital, como saben nuestros nombres nos vienen a conocer personalmente. Encontrarse cara a cara es genial. Siempre recuerdo los casos en los que pude acompañar a un empleado con un trámite urgente o con temas delicados. Me acuerdo que una vez me tocó a asistir a un muchacho que necesitaba sacar muy rápido un crédito hipotecario porque sabía que si no perdía la casa. No dejó pasar ni un momento y al día siguiente de nuestra comunicación, estaba ahí para darme las gracias de alguna manera. Uno no lo espera y tampoco lo hace por eso, pero sí es algo que te hace pensar: bueno, evidentemente mi participación, lo que yo hago, sirvió mucho. Con mi trabajo aprendí a tener mucha más empatía a la hora de entablar una conversación, a ponerme en el lugar del otro, a tratar de ayudar. Las historias que acompaño me atraviesan y hoy siento que no soy el mismo que era antes”.



Conocé más historias